Historia del café: descubre todo acerca de sus orígenes

Historia del café

En este post os voy a hablar sobre la historia del café. ¿Sabéis a cuándo se remonta su origen? ¿Quiénes fueron los primeros en descubrirlo? ¿Dónde? Pues seguid leyendo porque prometo es de lo más interesante. ¡Empezamos!

La historia del café empieza a escribirse en el siglo XV aunque su origen, a día de hoy, sigue sin estar del todo claro. No obstante, todo parece indicar que los ancestros etíopes fueron los primeros en descubrir el café y reconocer sus efectos energizantes. Se cree que desde Etiopía llegó a Egipto y a Yemen. Es precisamente en este último lugar donde aparece la evidencia más creíble y temprana del árbol del café. Por eso fue allí, en Arabia, donde los granos de café fueron tostados y molidos por primera vez de manera bastante similar a como se hace en la actualidad. En el siglo XVI su consumo ya se había expandido por el resto del Medio Oriente, Persia, Turquía y África del norte. Posteriormente llegó de Italia y del resto de Europa hasta Indonesia y el continente americano.

La palabra café proviene de kahve, un término turco que, a su vez, proviene del árabe. La palabra en árabe sería una abreviación de la expresión​ qahhwat al-bun o planta de café. Un posible origen de la palabra se encontraría en Etiopía de donde procedería la planta de café cuyo nombre allí es bunn o bunna.

Se conocen diferentes relatos sobre el origen del café. Uno de ellos cuenta que un místico yemení, mientras viajaba por Etiopía, observó a una aves que tenían una vitalidad fuera de lo común. Por eso quiso probar las bayas que éstas estaban comiendo y al hacerlo, experimentó la misma vitalidad. La otra historia, tiene como protagonista a un pastor de cabras que observó este efecto energizante cuando su rebaño mordisqueó las bayas rojas y brillantes del café. El pastor llevó las bayas a un monasterio cercano pero los allí presentes desaprobaron su uso echándolas al fuego. De allí emergió un aroma tan atractivo que los granos tostados fueron rescatados de las brasas y disueltos en agua caliente dando lugar a la primera taza de café en el mundo.

Pero su avance y sus efectos eran tales que fue prohibido por los imanes ortodoxos y conservadores. No obstante, debido a su popularidad, sobre todo entre los intelectuales de la época, pronto se canceló el decreto. Leonard Rauwolf, médico alemán, fue el primer occidental en escribir sobre e café: “una bebida tan negra como la tinta, útil contra numerosos males, en particular los males de estómago Sus consumidores lo toman por la mañana, con toda franqueza, en una copa de porcelana que pasa de uno a otro y de la que cada uno toma un vaso lleno. Está formada por agua y el fruto de un arbusto llamado bunnu”. Estos comentarios llamaron la atención de los mercaderes y de ahí su rápida expansión.

El café llegó a Europa alrededor del 1600 a través de los mercaderes venecianos. En ese momento, se aconsejó al Papa Clemente VIII prohibir al café ya que se consideraba una amenaza para los infieles pero éste desoyó los comentarios tras haberlo probado ya que le gustó muchísimo. ​

No Comments

Leave a Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies